Aviador nocturno

A tus pies

Cuando venga la era de tu vello imperceptible;
Cuando venga tu boca a arrancar el miedo de mis lóbulos;
Cuando mida por simple placer el diámetro de tus aureolas;
Cuando libere a mi boca en tu sabana blanca;
Cuando me embriague el aroma de tu cabello húmedo…
A tus pies que amo tanto, ¡cómo los voy a hacer míos!

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.