Aloclara

Titulo del poema:

Despues de haber salido de la rutina, de un par de dias de caos, vuelvo a toparme conmigo, a darme cuenta que no hay marcha atras. Pues me fume, me tome, me insulte, me excedi,  me perdi, me ofusque, me grite, me consumi. Me deje llevar por  mi estupides, pero por una estupides despiadada, no me acuerdo de nada, y se me fueron los dias entre las manos como arena. Y si es arena en mis manos, solo podria enterrarme mas, pues ya no tiene caso buscar solucion a estos problemas, porque lo que es mas natural en la vida es morir, y eso no tiene nada de problematico. 

Me despido a cada instante, yo se que en cualquier momento tomare un arma y me volare los sesos, o talves me desangre sisurandome las articulaciones, tal ves beba gasolina, y me incendie, para arder mas y mejor. 

Son estos triztes domingos, los catalizadores del absurdo, estas noches tibias con un aire fresco las que erizan el cuero, son estos mismos dias que se repiten, desde que naci, es otro jueves otro sabado otro lunes pero el mismo puto sentimiento de ver que no pasa nada nuevo, nada relevante, ni un alma interesante. Y sin embargo los admiro a todos, y trato de ganarme su respeto, cuando lo que siempre obtengo es una amalgama de lastima, piedad y repudio. Me siento estupido cada ves que eso sucede, lero no dejo de seguirlo permitiendo. He empezado a pensar que no es una depresion esto que me oprime. Mas bien que es un alma demasiado pobre la que me cargo, poco muy poco sensible y pedante, por eso no me tolero ni yo mismo.

Ultimamente veo como me acabo, como no importa quedarme solo, beberme una botella o diez, fumar tabaco, marihuana o cristal porque a nadie le interesa. Nadie quiere escucharte, ni saberte, ni reconocerte. Es un problema existencial demasiado fuerte. Por que a veces llego a creer que todos en este mundo saben la verdad menos yo, y al verme fingen escucharme y ponerme atencion, para tener de que reirse a mis espaldas.

Recuerdos, de eso vivo, del pasado, alimentando mi supervivencia de lo que un dia tube, una bella estulticia, una bella indiferencia ante el universo y sus paradigmas. Pero soy curioso, y empeze a analisarlo todo, a buscar respuestas a preguntas que ni siquiera quiero saber, me envolvi. Aun a pesar de no saber absolutamente nada, soy un tanto mas infeliz que cuando cuando no sabia que podia saber algo.

 

Un dia de estos, tomare la via dificil y el camino mas corto para dejar de sufrir. 

Comentarios1

  • Fabricio Strain

    La muerte solo lleva a otro nivel del conocimiento; por lo tanto, no es la solución para el sufrimiento por exceso de curiosidad, menos para el de sabiduría.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.