JULIO CESAR CORVALAN

Bien pueda el vaquero aprender

Bien pueda el vaquero aprender,

mucho más de su caballo,

De sus bríos, su vaivén,

su generosidad y desenfado.

Claro instinto y dignidad,

fuerza, nobleza y trabajo…

Bien pueda el vaquero aprender,

mucho más de su caballo.

Es el caballo, un noble ser,

ágil, veloz y nada ufano…

Bien pueda el vaquero aprender,

de su coraje y buenos tratos

Sencillez y calidez,

elegancia y desparpajo.

Bien pueda el vaquero aprender,

mucho más de su caballo.

Es belleza, sin vanidad

Es energía, sin un descaro

Es valor, sin ferocidad

Y las virtudes de lo humano.

Aún sin vicios, ni maldad...

Sin dobleces, ni desencantos.

Bien pueda el vaquero aprender

Mucho más de su caballo.

En el tenue abrevar de la vida...

Le veo silente y pausado,

bebiendo sólo agua viva.

Dejando a un lado lo malo.

¡Ay! Si pudiera aprender

Mucho más de su caballo…

Sabría ser como es…

La amistad de un hermano.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.