Cain Wilde

Anoche

Ayer por la noche,
bajo mil estrellas observe tu rostro,
bañado por el oscuro azul del cielo.
Y en aquel instante me perdia,
entre senderos interminables cubiertos por llamas,
y fui cayendo en un abismo.
Cada movimiento en la nada,
daba vida al lugar;
la malesa y la tierra
no nos quieren abrigar.
Esa noche fue mas fria,
silente y embriagadora.
Yo la devore en cada respirar.
Dando mordisco a la luna,
que me vino a buscar.
Las estrellas fueron cayendo
con paracaidas en forma de espiral,
corri muy fuerte
deseando una tomar.
Un deseo para ti, un deseo para mi...
Y asi todo termino en un despertar.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.