entelequiaefimera

Te recuerdo.

Me gusta recordarte como cuando fingía que tus manos se sentían como la suave brisa veraniega que se asomaba por las costas de mi hogar a saludarme e invitarme un café con leche.

Me gusta recordarte como cuando fingía que tus besos podían causar un agujero espacio-tiempo en la sala de algún apartamento.

Me gusta recordarte como cuando me mandabas un abrazo y en la vasta soledad de mi cuarto lograba sentirte.

Me gusta recordarte  como aquel rubor en mis mejillas cada vez que decías quererme.

Pero la verdad es que te recuerdo como aquel primer abrazo que nos dimos, aquel que rompió cualquier tipo de barrera física e interdimensional.

Te recuerdo como la primera vez que te vi reir e hiciste que mi mundo se parara, sin importarme el pasado, el futuro, la distancia, el tiempo, la carretera, las lágrimas.

Te recuerdo como aquel primer beso, aquel que encajo perfectamente.

Te recuerdo en cada cortocircuito.

Te recuerdo en cada buena película.

Te recuerdo en cada poema perdido.

Te recuerdo en cada canción que paraliza mis sentidos.

Te recuerdo en cada piel blanca.

Te recuerdo en cada lunar, en cada hoyuelo.

Te recuerdo en cada ligero beso en la espalda.

Te recuerdo en cada suspiro, en cada anhelo, en cada nostalgia.

No sé porqué… Pero siempre te recuerdo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.