María

EXCESIVO

 

Él vivía con riendas invisibles que ella guiaba en función de sus caprichos. También había vendado sus ojos. Manejaba las circunstancias con garras de relámpago. Se había convertido en otra mujer. Desconocida. Obraba contra él con malicia.

 

Su animosidad, cada vez más desaforada y resentida contaminó el entorno, el mundo. Sus ojos se tornaron más oscuros que el azabache, con un brillo siniestro. Y fue mutando su esencia hasta llegar a agravios inauditos ¿Habría bebido cicuta? Algo la había convertido en una cobra filipina…

 

Ayer develó su dolor. Se había enterado que él había probado el sabor de la fruta fresca. La noticia encendió una antorcha dispuesta a arrasar sin miramientos.

 

Y en el límite, el Soplo del Abismo irrumpió como un viento a favor que  los expulsó a ambos del Infierno, arrojándolos a órbitas desconocidas donde pautaron tregua.

Comentarios3

  • benchy43

    ¡Excelente! Como siempre, querida amiga.

    Besos.

    Ruben.

    • María

      Rubén, siempre agradecida ante tus palabras.

      Un beso,

      Meri.-

    • Maria Hodunok.

      Maria, cada dia te admiro mas, amiga.
      Perfectas tus letras, intensas y escritas de forma sublime.
      Que tu domingo sea muy feliz.

      Abrazos a tu alma dulce.

      • María

        Mari, Querida, gracias por andar por estos lares =)

        Cariños con abrazo,

        Meri.-

        • Maria Hodunok.

          Gracias por tu amistad Maria, mi dulce amiga.!!!!!!

        • Humberto Barba

          Fuerte... me gusto mucho.
          Besos.

          • María

            Gracias Humberto, lo celebro.

            Besos,

            Meri.-



          Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.