Marvin Ramirez

20 de Agosto



20 de Agosto

Entraste ese día

Un día que quedo gravado en la eternidad.

El saludo fue un beso

Te tome entre mis brazos

Te arranque la ropa

Me llene de tus senos

Tu piel se fundió a la mía

Tu cuerpo destilaba perfume

Mis manos se perdieron en tus muslos

Bese cada rincón de tu cuerpo

Cada beso era más intenso

Se convirtieron en mordidas

Mordías mi alma

Los minutos se convirtieron en horas

Me perdí en ti

Más tú me encontraste

Mis sabanas quedaron llenas de tu perfume

Estas en cada rincón de mi habitación

 

Saliste de aquí sin decir una palabra

En tu partida laqueaste la puerta

Quebraste la chapa

Ahora me encuentro aquí, solo en esta habitación

Esas mordidas se convirtieron en cicatrices

Cicatrices que veo cada día

Las cicatrices destilan tu perfume

Perfume que me dice tu nombre

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.