Megara159

Él es una droga...

Él es un chico tan adictivo.

Es mi droga personal.

Siento la necesidad de ir donde sé que voy a encontrarlo.

Mi mente siempre termina recordándomelo,

me hace creer que lo necesito.

Necesito algo de él.

 

Él tiene algo que me llama demasiado la atención.

Su mirada  me cuenta que se encuentra al borde de un precipicio.

Tiene un infierno en su mirada y al ver sus ojos, estos dicen que no le molesta estar mal.

Y lo más loco, es que eso no me parece del todo un problema.

 

Sé que personas como él solo traen cosas malas,

y es que por favor, él ni siquiera es bueno para él mismo.

El chico solo quiere escapar de su cabeza.

 

Se adapta fácil a la oscuridad.

Esta buscando su propia destrucción.

 

Yo también me estoy auto-destruyendo.

Últimamente busco algo de realidad cruda.

Quiero estar entre el bien y el mal.

Entre la cordura y su completa perdida.

No quiero ser siempre la niña buena.

Quiero enloquecer, para ver si las cosas comienzan a tener sentido.

Arriesgarme a saltar.

 

Pero aun sabiendo que no me conviene, no me arrepentiré de nada.

Quiero sentir, saber lo que es estar mal para poder estar bien.

 

Y al mismo tiempo quiero curarlo, porque me duele verlo mal,

me lastima su dolor.

Aunque mis deseos sean inútiles, ya que no soy nadie para salvarlo

Es difícil ayudar a quien que no le interesa saber que esta bien o que esta mal.

Así que he decidido hundirme con él... aunque sea solo un poco.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.