poetryman

LA RONDA

Cuando quieras verter tu ira

grita al viento, maldice a la piedra.

La somnolencia de tu manos

me decide por la luz, puñal de plata.

Hebras punzantes de verdad. Flecha rota.

Sobre la yerta memoria del corazón

¡la luna!, la áspera luna que no sabe

de amores. aunque inspire juglares

de corazón enamorado,

Afuera el viento sopla con rudeza,

camino al reino de tu corazón

envuelto en canción de amor,

¡Ah los vapores de tu celo!

El susurro de tu boca de fresca,

dormidas esencias, salobres sabores

sexo, trigo, pan...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.