Raquense

ANGEL CUSTODIO

 

Ángel dormido, sueño eterno de la muerte,
bajo la bruma y las nacientes tinieblas
que rodean y penetran las luces de la tarde.
Viviendo mil años, en un espacio arcano
o en las cercanías de algún ser terrenal
que apenas intuya su presencia.
Sobre la tumba apoya su cabeza
mientras unos huesos dentro
nunca más se estremecerán;
en tanto, una rosa, nace de su mano
atándole así a este mundo,
del que jamas partirá..



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.