Pedro Antonio Borges

Alma mala

La ventana que asoma el alma

y deja ver su rostro y karma

es una llama que traba todo lo que tiene en su casa.

Ampara la muerte de lo que se llama dulce malva

y cornea con su ego lo que aprisiona su asta. 

No es copa, ni calva

es muerte latente

que mata con asma

a quemarropa y con daga, 

Esa es su arma.

 

Orienta la mirada a la lejana ensenada

y arrienda con su viento corto la barca arrimada.

Esa es su hacienda,

Lavar la ropa quemada,

con su sonrisa desmesurada

asienta la imprudencia de ser siempre la que manda



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.