Don Alejandro Montes

Desde la ventana

 

 

 

Dejaré que el sol llegue por las mañanas y pregunte por ti

para así saber que estuviste entre mis brazos, que tuve tu nombre,

que fueron mías tus caricias.

Y desconfiar de la eternidad, que olvida, que sepulta los recuerdos.

Que no recuerda nuncamente.

 

 

Aguardaré por las tardes el vencimiento del crepúsculo

para atisbar los recuerdos con tu nombre en él, mientras observo el horizonte

entre la tarde, entre la noche, entrando la lluvia, tras del vidrio en la vieja ventana

cada vez que se presente la oportunidad de hoy, para adelante.

 

 

Recordaré tus manos, entre mis labios, tersas y cálidas,

que surcaban un camino atrevido y candente entre las soledades de la tarde,

Y no te olvidaré;

reviviré juvenilmente los miles de momentos a tu lado

Con tu palabra sobre mi pecho agitado, atolondrado, alborotado.

Y jamás te olvidaré.  

 

 

Pues se han quedado conmigo tus presencias

grabadas en lo profundo de mis lienzos cual pupilas;

que se han impregnado presentemente tus aromas,

con sus ecos; nuestras historias; y todas nuestras vivencias.

 

 

Don Alejandro Montes

 

Comentarios1

  • Henyer

    Gran Poesía Amigo... Como Diría Jose Angel Buesa "porque el amor, por parecerse al viento,
    parece que se ha ido y no se va"

    • Don Alejandro Montes

      Gracias Henyer. Preciosa apreciación. Saludos.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.