Henry Benedicto Zuñiga Caal

Amada mía

 

 


Tu amor es una rosa,
que vuela como mariposa,
quiero que tú seas mi esposa.

El cielo esta estrellado,
yo soy tu amado,
soy también tu enamorado,
el que sueña a tu lado
con un día besar tu boca,
esa boca que provoca,
sensación de locuras,
nos tiraremos en las llanuras
y nos amaremos con ternura,
esperaremos con premura
el amanecer,
y seremos los dos amantes,
enamorados por siempre
seré tu amado,
y tú serás mi amada.

Henry Benedicto Zúñiga Caal.

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.