Pablo Humberto

Ella no sabe...

Admiro su insanía en cada una de sus manías.

Admiro su mira remota, con pensamiento profundo.

Admiro su pupila indefinible...

Admiro su poesía infinita.El ocaso de su pupila y la luna de su cuello.

Admiro sus carcajadas sublimes y verdaderas.

Admiro su voz tan... no sé, y a la vez sí sé. 

Admiro que ella no sepa que yo la admire.

... Y que la admiré esta grata noche.

Comentarios1

  • María

    Cuántas cosas lindas decís en estas letras. Que disfrutes del portal.

    Saluditos,

    Meri.-



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.