Luis Burgos de León

La primavera latente.


El enterno verdor de los naranjos
Hoy, ya comienza a tornar blanco claro
bajo aquel luminoso astro dorado
el, que perdido, ya hemos encontrado


Yá, los cencios no se perciben más,
cuando llega la primavera latente,
y se queda atrás el invierno frío,
y cruza por mis ojos las flores más bellas de mi jardín,
yá, los colores se avistan y van dejando aroma natural,
como era tan invernal,
los sucesos se tornan en nubes blancas alrededor,
y se detiene el tiempo en la primavera latente,
cuando yo y a tus ojos los tengo por ver insistentemente,
a la primevera latente...
Emy5



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.