Luthyel

A ti, que naciste un 11 de Abril y yo aun te espero

Tu mano, cierro mis ojos y sueño con tu mano...

Tantos gestos podría tener tu mano…

Tanto que expresar podría expresar tu mano…

Cierro los ojos y la siento posada en mi hombro y su calor entibia mi alma…

Y en el momento en que la lagrima rueda por mi mejilla, siento tu mano detenerla tiernamente…

Sueño con tu mano extendida ofreciéndome tomarla, y no imaginas con el gusto que la tomaría…

 

Tus ojos, cierro mis ojos y sueño con tus ojos…

Tantas cosas que quisiera ver en tus ojos…

Tantas cosas podrían decirme tus ojos…

Cierro los ojos y sueño con tus ojos diciéndome que te enorgulleces de mi…

Y en el momento en el que la lagrima rueda por mi mejilla, miro a tus ojos y veo en ellos comprensiòn…

Sueño con tu mirada tierna y amorosa, y no imaginas cuanto desearía ver en tus ojos lo que los míos desean decir…

Tu voz, cierro mis ojos y sueño con tu voz…

Tantas cosas podrían decirme tus palabras…

Son tantas las veces que he soñado escuchar tu voz…

Y cuando la lagrima rueda por mi mejilla, me consuela tu voz, que dulce, sincera y risueña, me dice que no tema, que estas allí…

Sueño con tu voz al teléfono diciéndome lo que aun no hemos dicho...

Y no imaginas con que gusto te diría que siempre he deseado sentir tu mano, mirarte a los ojos, y decirte que te he extrañado por años, que me quede en tus hombros en aquel concierto de Enrique y Ana, con las trenzas y los vestidos de la abuela.

 

Y sueño, sueño contigo, al que  he admirado durante tantos años, a quien he contemplado de lejos…

Sueño que te cuento, que también yo mire a través del vidrio del aeropuerto y vi como se alejaba tu imagen con lágrimas en los ojos.

Que muero por llamarte y decirte como me siento, contarte mis aventuras, mis sueños, mis temores, mis alegrías, mis amores, mis penas, pero que también muero por que esa llamada sea devuelta y así escuchar tu voz…, que descubramos lo que hay en nosotros…

 

Sueño contigo

Que aunque no lo creas he visto en tus ojos distintas miradas, y en tus manos distintos gestos, y en tu voz distintos tonos, y te he observado, y se como caminas y como sonríes y como fumas y como te molestas, y como lloras…

Y he soñado que tú también me sabes…

 

Y sueño, sueño que me leas y descubras que te pienso a diario, que te espero cada mañana y cada noche, que nunca pierdo la esperanza de escucharte al teléfono, que te escribo para sentirte cerca y para calmar mis miedos, que con cada dia son mas, y aun no tengo tantos, pero tengo mas que antes…

 Y te sueño, sueño verte llegar a mi vida, como llegas a los puertos en tu velero.

 

Y no se como mas decirte que te sueño, que eres uno de mis mayores anhelados, que te extraño y te quiero, que tengo miles de escenas grabadas en mi mente, y que ya no uso trenzas y tampoco me queda el vestido de la abuela, pero aun te espero en el banco del aeropuerto en el que te vi sacudir el pañuelo blanco através de la ventanilla del ave mecánica… y no te imaginas como correré a tus brazos el día que decidas cruzar de nuevo la puerta, y darme tu mano, y mirarme a los ojos y decirme que también me has soñado.

 

Quiero saber que estas allí, como mi padre, como mi amigo, quiero que sepas que estoy aquí, como tu hija, como tu amiga.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.