boris gold

EN ESTA ESTACIÓN...EL AMOR NO PARA

 

La cara es un mapa, marcada de angustias

esa boca habla de penas y dolor

lo suyo es cual libro, de hojas ya mustias

y sus lágrimas riegan...a una triste flor.

 

En su cuarto frío, de soltera humilde

infinitos deseos que supo llorar

la pasión ausente, no asomó en su rostro

un mudo testigo...el cristo en su altar.

                            

Pasó tantos años esperando un milagro

a base de ruegos, cansada de soñar

las noches tan largas y el ingrato tiempo

enferma su almita...se quiere escapar.

 

La piel arrugada y sin brillo en los ojos

nos cuentan una historia, que no fue de a dos

sola en la camita de la pieza oscura

nos dice que ella...se muere de amor.

 

Las nubes arriba, en el firmamento

con letra indeleble irán a escribir

una novela triste, con olor a vida

tal vez entre ángeles...deje de sufrir.

 

Se dibuja una estela, que vuela hasta el cielo

los duendes se apartan y la miran pasar

ellos son concientes, que el tiempo se ha ido

le llegó la hora...de la gran verdad.

 

Boris Gold

(simplemente…un poeta)

Comentarios6

  • Maria Hodunok.

    Que triste debe ser la soledad Boris.
    Y tus versos la pintan como si fuera un cuadro.
    El cuartito, la mujer, los años que se han ido y la soledad que la acompaña.
    Tristes, pero siempre maravillosas tus letras, poeta y amigo.

    Cariños porteño.!!!!!

  • Alexandra L.

    Lindos versos boris, muy tristes, que pena ver pasar la vida en soledad.
    Placer de lectura.

    Un abrazo, feliz domingo, Alex.

  • Jaiah

    Felicidades, triste poema , Buena pluma.
    Pasó tantos años esperando un milagro

    a base de ruegos, cansada de soñar

    las noches tan largas y el ingrato tiempo

    enferma su almita...se quiere escapar.

  • Evandro Valladares

    Muy bueno amigo. Un gran acontecimiento descubrir tus letras. Me estaba perdiendo de leer a un fino poeta.Un saludo admirado.

  • +++++++++++

    Hermoso y triste este poema, Boris. Versos nostálgicos que hablan de una realidad muchas veces escondida en algún cuartito alquilado, donde vive una muchacha provinciana, que dejó su terruño para vivir en la capital, esperando conseguir un buen trabajo y encontrar un gran amor. Pero este no llegó. Así suele suceder. Felicito tus inspiradas letras y te dejo mi cordial saludo. Ingrid Zetterberg

  • María Isiszkt

    Oh que triste Boris que el tren en esa estación no tenga parada.
    Un abrazo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.