Marah

Conversando con mi amiga

Amiga, tus consejos destilan té  de tilo,

relajan las espinas que dejan las verdades

fermentos de otros tiempos, mis dulces mocedades,

son gotas de un sedante que colma lo tranquilo.

 

              ¡Calla, no rasgues más mi sombra…ni mi estilo!

¿Que soy la misma Torre de Pisa y sus edades

en esta posa oscura de tantas soledades?

¿Que puedo aún posar como Venus de Milo?

         

Llegar el sol no puede por donde me acapullo

consumo mis pupilas, ya ciegan muy deshechas,

de plomo son las nubes que tapan mis vestechas.

 

¡Pervive en mí su aroma, por ser primer capullo

con solo su recuerdo percibo que me arrullo

y vibran hoy mis carnes en tan perennes flechas!

 

Comentarios2

  • gaston campano

    Una virginidad poco común , pero disfrutada en los pensamientos sembrados sobre el alba sabána de la inocencia solo inspirada.

    • Marah

      Gracias amigo por leerme y por tu bello comentario, saludos

    • shoss

      Interesante tu creación... Felicidades.
      Creo que tu personaje protagonizará nuevos pasajes.

      Un abrazo Mariposil-

      • Marah

        Gracias amigo por leerme y por tu bello comentario, un abrazo amigo poeta



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.