Alma vieja

Derroche mental en la madrugada

Insaciable deseo carnal de macho de antaño,

de brazos fuertes y corazón blando, firme.

Ideales arraigados al ser interno.

Hombre desparramando testosterona por la mirada,

por el miembro siempre anhelado e inexistente en mis manos,

dentro de mí.

Miembro inexistente e insignificante ante el ser,

ante la mente,

ante el corazón

y los sentimientos puros.

Ser especial, digno de ti,

disfrazado del primer amor.

 

Hombre de acero y terciopelo,

reconocedor metafísico y espiritual.

Alma vieja deambulante y perdida,

en búsqueda y esperando decir “Te amo” a la versión femenina y señorial de su espíritu.

Encuentro de cuerpos y bajas pasiones,

reencuentro de seres misteriosos, condenados a la espera eterna que esta vida termina.

 

Amor danzante, cambiante y pasajero.

¿Amor plátonico o real?

Amor de hombre y mujer,

amor de hombre y hombre,

amor de mujer y mujer,

amor sin género, etiquetas, prejuicios, incertidumbre,

duda, engaño, perfección, desolación,

desencanto, frustración, complicaciones,

infelicidad, corazón.

 

Amor desaliñado e impuntual,

comprensivo y alentador.

Amor sincero,

tan esperado y jamás olvidado.

Amar y ser amado.

Hoy y siempre te busco y no te encuentro.

Siempre tuya, amor.

Te espero sentada, impaciente y alerta.

Casi siempre desesperada.

Te amo y si no llegas,

te seguiré amando.

 

Te encuentro y te suspiro.

Te ansío en cada individuo de género opuesto que admiro.

Amor trascendental, intangible pero innegable.

Regio hombre, real y fantástico.

Perfecto reflejo del alma.

Fusión esperando a suceder.

Te amo.

Te amo.

Te amo.

Te amo aunque no hayas llegado.

Te espero intranquila y dudosa pero esperanzada.

Carcómeme el alma, que no te detendré.

Te entregaré hasta mi universo.

Intercambiemos lo irreal, lo ficticio, lo concreto y lo auténtico.

Regresa, mi amor, que tengo los brazos abiertos.

 

Corazón destrozado esperando tu regreso.

Repárame el ser y arréglame el pensamiento.

Seamos libres en la cárcel mundana, en el mundo material seamos la idea.

Unifiquemos lo importante.

Volvámonos uno mismo.

 

Amor mío, te cazo sin fortuna.

Amor mío, te esperaré desnuda.

Amor mío, por siempre…

Amor

Amor,

Por siempre,

amor.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.