Aviador nocturno

Paisaje dadaísta nostálgico

porque oigo corriendo en el huerto del sol
que tienen los niños la pureza en rosa
se enciende en el valle su arrebatado esplendor
y vuelan de cristal abejas y mariposas

y ríe la colina de carmín verde y oro
inmensa paz el cielo… la tierra solo jaras
las viñas afanosas ves endulzando todo
cómo eres tú verdad oh fuente de agua clara

mas yo creo última luz de enjambre lastimero
de poniente liviano también de vagas malvas
que al pasar la fría noria por las ramas de romero
aún nos goteará con sus flores la nostalgia

los cojos que allá ves
rodarán pronto por la cuesta
y allí cansados dormirán
sin ternuras ni posadas
en un entorno triste
hasta que al amanecer
les arrebate el sueño
con burros y lavandas



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.