restrepoc

Cuanto crees que te extraño

 

En el tiempo que nunca para ya sembradas tantas de estas canas.

Después de tantas lunas aún recuerdo en qué lugar fue  el que te perdí. Perdí el azul brillante de un día al lado de la marejada, perdí horas llenas de carcajadas.

Le vendí mi alma a cualquier caminante sabiendo ya que nunca podría recuperarte. Los días seguirán pasando y tu voz aún aquí susurrándome.

Ya sé que jamás tendré el sol en mis cobijas. Cuantos pedazos de mi vida cambiaría por tener un segundo al lado tuyo, tú que siempre serás la musa mía.

Me crucificaste a vivir perdido en las nebulosas de un pasado ya perdido. Solo ante la serenidad del mar que ya no es vehemencia ni la brisa que tú me dibujas ni los cantos de los pájaros que tú con tu voz incitabas.

Troncaría un brazo, una pierna todas mis ilusiones, los tesoros de mis antepasados por volver a sentir el calor de tus ansias.

Tu ojos grandes , siempre tan efímera.

Eres ilusión que la llevo de talismán porque sin ella está vida derrotada diría ya no más.

Eres una droga el vicio que me recuerda el sonrojo de mis mejillas.
Que quiere que te diga. la verdad es que estoy perdido entre la oscuridad y la quimera que alguna vez tuve con ella . Y Así mientras tanto me entretengo bailando, llorando simulando una existencia. Ya que tu barco ha zarpado llevándose todo menos mi vida.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.