Marah

Una noche de fiesta

La más altisonante fue la fiesta

la gente arrebatada en los tambores,

pediste un vals satírico a la orquesta

y cierto que sentí mi mal de amores.

 

Pusiste un alelí sobre mi testa,

sentí como del cielo tus licores.

Mas agria fue la fruta de la apuesta

que pronto te robó de entre las flores.

 

No sé si cascanueces o avellanos

el vals que al mío hirió su romancero.

¡Surcando en mi rosal su errátil ala

 

muy pronto te robó de entre mis manos!

¡Qué triste suena el arpa en mi bolero

después que se burló…la muy zagala!

 

 

Cascanueces: Instrumento de hierro o de madera, a modo de tenaza

 

Comentarios1

  • David Arthur

    Hermoso poema Mariposil.

    Saludos amiga,
    David



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.