Aliciacarolinag

05/03/2015 Verdadero Rostro

 No basta solamente

con soltar palabras dedicadas

al aire en solitarias.

 

Te veo hasta

en la oscuridad

de mis ojos cerrados;

hasta en la profundidad

de mi llanto,

de mi grito esperanzado,

de mi preocupación 

por no tenerte a mi lado.

 

Abba,

solo tu eres el aliento

que corre por la sangre

de mi vida misma,

                       

              ¿Y que mas?

Que todos sepan la verdad.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.