Esteban Mario Couceyro

insomnio

Siento la música....

su cadencia, refleja el alma

sobre el vidrio de la ventana.

 

Soy yo, no tengo dudas...

más allá el paisaje

se inunda de luz.

 

He pasado la noche

abrazado a la nada

de tu cuerpo dormido.

 

Sin poder dormir

he soñado

con tiempos pasados.

 

Con tus cabellos dorados

como un bosque delante del mirar

de soles al medio día.

 

Diciéndome palabras de amor

entre cerrando los ojos

abriendo la boca,

 

Abrazado a la nada

de tu cuerpo dormido

he pasado la noche.

 

Los ruidos, pequeños ruidos

los pasos del caminante

y tu cuerpo dormido.

 

Me levanto más allá de ti

escuchando la música

tantas veces sentida.

 

Estoy frente a esa ventana

dónde asomaste la vida

feliz aquel día.

 

Mi alma y la música

se refleja, junto al sol

del nuevo día.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.