Cesar Aravena

Y fue sin más.

Solo un momento, no más.

Un Extraño sonido al entrar.

Un signo de interrogación, al vacilar.

Una nota perdida ahí, en el mar,

Que solo me llama a despertar.

 

No pido convicción, menos consideración,

Pido clemencia, a tal súbita presencia,

Imploro de abrigo, a tan indemne desafío

Sufro las asperezas de una vil inocencia.

 

No, no es melancolía,

Sino una cacofonía

Distinta a una fantasía,

Tal como las letanías

 

Quizás necesite un pretexto,

Bien las olas o el viento,

Inclusive un beso

Una caricia o un gesto

 

 

Creo que es hora, es tiempo,

De demostrar al mundo, mucho más que eso.


 

 

Melinka 13-02-2016.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.