Katalina Camus

SEXO NATURAL

 

Mientras la luna se derrama
sobre la noche indefensa,
in rio de caricias se vierte generoso
sobre el cuerpo desnudo de la tierra.

 

Aquí está la amante dispuesta,
yaciendo silenciosa y quieta
entre sábanas de arena.
Aquí está el Romeo fogoso,
tomando cada montaña
con sus manos de estrellas.

 

La espuma se desliza suave
por las orillas, dando vida
donde solo habían piedras,
a cada toque la amante
se estremece ardiendo,
y florece en su seno con
retoños nuevos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.