Salvador Aburto

Dialéctica

 

Y mis palabras, inútiles, chocan unas con otras.

Rendidas, se resbalan torpes de mis labios.

Esparcidas como otoño las recojo para dártelas,

y encender tus ojos tan llenos de pasado.

 

Cada palabra mía encierra un poco de mi ser,

La verdad se fragmenta en miradas personales,

Y son tan diversas ¡que no modulo!,

La realidad no se dibuja en un escritorio.

 

Y con ellas hago un cordel infinito,

Para que en el espacio inmaterial del tiempo,

Tan lleno de silencios,

Furibunda, una logre subir por tus cabellos

 

Y te encuentre sencilla en el cuarto dorado,

¿Te atreves a jugar conmigo en primavera?

Eres, soy y somos de infinitas formas Instantáneas,

de las cuales amo todas.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.