Esteban Mario Couceyro

Mujer

Mujer, que sueño en vigilia
eres esquiva a mi alcance
mas no puedes, por voluntad
separarte de mi deseo.


Mujer, que vas delante
mil caras has de tener
y en una sola boca
te me brindarás.


Y en el abismo insondable del beso
me perderé sin remedio
y de eso, saldré en maravilla
como reluciente lucero.


Capaz de gran osadía
tu talle, he de sujetar
y me sumergiré, en tus ojos
en busca de mágicos tesoros.


Con ellos he de adornar
tu cuerpo de mujer
y en la frente colocaré
la estrella amanecida.


Si esto no fuese suficiente
te daría sin reservas
todos, hasta el último
de mis efímeros latidos.

Comentarios1

  • Armando Luna Pineda

    La mujer siempre tiene esa magia de hacernos soñar, una hernosa dedicatoria a ese ser especial. Vaya mi saludo hasta Bahia Blanca.

    • Esteban Mario Couceyro

      De mujer venimos y hacia ella vamos, somos como soles en busca del horizonte. En días buenos y en días de tormenta, eso es la vida.
      Desde el punto de vista de la mujer..., todo es más complejo, quizá demasiado.
      Te saludo desde este sur tórrido.
      Esteban



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.