YO CLAUDIO

Eterno Amor

Querida, querida, amor de mi vida, 

si yo muero primero, no me sigas 

si tu mueres antes que yo,

terminarè lo que èmpece, 

amarte asta la muerte, y si Dios 

me da el permiso de seguir amando

te amarè asta en la misma muerte.

 

Mis ojos se llenan de lagrima,

mi alma se oculta entre las sombras.

mi cuerpo se desploma hacia el suelo,

mi sangre se vuelve agua y se me va la vida.

 

Mi voz ya no es como antes,

mi canto ya se a perdido.

las cuerdas vocales marchitas

por el pasar de los años

y una tumba bacìa que me espera,

cuando llegue el final de mi tiempo.

 

Querida, ya estamos viejos,

solo vivimos de recuerdos.

Cuando juntos de la mano

vivìamos momentos,

que no se han olvidados.

 

Querida, amada mìa,

un dìa como hoy llegamos a la vida.

Tu por un lado y yo por otro, 

en un mismo hospital pero en distintas piezas

y nuestros llantos se escuchaban por doquier,

era nuestro llanto de alegrìa, 

por que sabìamos que nuestro amor estaba escrito

en aquel libro de la sabidurìa.

 

Toma mi mano vieja, 

y vamos a dormir, mañana serà otro dìa

quizàs despertemos,

o simplemente nos vallamos al descanso eterno

sin un mayor sufrir.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.