Cirratus

Roto el corazón...

 Se hace noche la tarde en el espejo

como la aurora luz cada mañana,

que pinta de colores tu ventana

aliviando el llanto de tu reflejo.

 

No distingue la brisa tu hermosura,

ni ese rayo de sol que tan certero

te acaricia y sonríe lisonjero,

deleitándose así con tu figura.

 

Oculto con recelo tu secreto,

suspiras un verso desencantado

dando con él sentido a este soneto.

 

Tan roto el corazón y enamorado

que no quiere mostrar al cruel objeto,

en que se queda un cuerpo mutilado.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.