Esqueleto Piel

Inefable.



Irresoluto cerebro,
cruento recuerdo.
Desaguo
el mío delirio
por viscoso,
purulento,
dactilar,
mentiroso; pero verosímil,
él
tan dúctil,
aun siendo inasible
puede vérselo.

Lo reduzco
hasta hacerlo desaparecer.

Ahora,
arrojo
las verbórreas
al repleto misterio
de los espacios abisales.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.