Humberto Mariano

Luna plateada


Bendita sea la luz que irradias luna plateada,
Sos quien da inspiracion a los poetas del alma,
Liberas tan facilmente a esa musa encerrada,
Y solo con verte el espiritu escritor se calma.


Ay! Luna que tanto te miramos
como si fueras la inspiración divina,
y nos haces comprende que el poema
es plateado en la musa interna.
Ay! Luna que iluminas la ventana
cuando refleja tu luz en el pecho y en el alma
de aquellos que se juntan para honrarte
en el borde del alma, pintando siluetas
en la orilla de la cama. Y versos,
en la ribera del corazón que estalla.


Luna, pequeña niña teñida del color de oro,
frivola en las noches de los amantes,
complice en las noches nostalgicas
y callada en los dias ausentes
de los enamorados pueriles
que se amamantan de sus caricias
bajo tu haz de amor.


Mi querida amiga, luna bella, luna amada!
Tú que en el cielo miras los ojos del alma,
Y has sido testigo silencioso de todo lo que pasa
Inspira hoy nuestros versos y báñalos con tu luz de esperanza


De niña corría por el campo bajo tu luz
pensando que me observaban los selenitas;
sólo corría sin hablar,
no fuera me pudieran escuchar...
Después atestiguaste mis amores juveniles
y yo fui testigo de cómo hollaron tu faz
y te colocaron bandera...
pero tus habitantes no se dejaron ver
no fuera que la 'civilización' llegada
acabara con ellos como con los amerindios...
Hoy, por la teoría del gran impacto te dicen hija de la Tierra...
Hoy, se sabe cada vez más de vos
pero yo sé que sos celosa de muchos misterios
y yo te sigo adorando y pensando en los selenitas
que me pudieran estar escuchando.

Comentarios1

  • crystaluz

    RECIEN LO VI TERMINADO! SI QUEDO LINDISIMO!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.