I.P.Mariblanca

Amigo, hermano

Amigo, hermano,

solos hemos quedado con tu

recuerdo grabado en la retina.

Solos de tu bondad estamos.

Nos quedó el tiempo compartido.

La pena egoísta atesorámos.

Quisímos el futuro tener

entre ambos dominado.

 

Quisímos compartir tiempo y vivencias.

Y ahora el tiempo todo lo ha arrasado.

Ya no nos queda espacio para risas.

Ya no no habrá broma entre ambos.

Ni pícaros comentarios sobre mozas,

ni ágiles políticos diálogos.

Ya solo queda esperar para encontrarnos.

Fuiste compañero fiel, leal y campechano.

 

¡A traición se te llevó la parca!

Sin aviso, tan solo dando

el golpe fatal y traicionero.

"Protesto", ante quien sea que

pudiera hacerte tanto mal.

"Protesto", ante quien

se te llevó con egoísmo.

"Protesto", ante quien tu tiempo

tanto acortó indebidamente.

 

Sin tacha debiste permanecer

acogido entre los tuyos.

Disfrutando del calor que

en justicia merecías.

Amigo, hermano.

Cada día te añoramos.

Donde quiera que estés,

no estás solo entre la luz,

nuestro amor está contigo.

 

                                                                        Isidoro Pavón Mariblanca

 

 

 

 

Comentarios1

  • liborio cantillo

    La perdida de un ser querido es dificil que alguien la describa con palabras, pero a quien afecta esta perdida las palabras nacen con dolor del alma
    Saludos amigables

    • I.P.Mariblanca

      Gracias amigo Liborio, sí, cuando alguien se distancia en el futuro, hacia el futuro, suele ocurrir que nos embargue la pena. Este es el caso.
      Un saludo desde La Mancha.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.