christianborbolla

A ti amigo, que ya no estás

Tío, te nos fuiste tan de repente,

no dejaste ni que se despidiera la gente,

como me jode tenerte solo en mi mente,

por las veces que pensamos que era suficiente.

 

Que ahora en el firmamento,

se que ahora, en este momento,

la estrella que más brilla, es la tuya, la más bonita.

Por ese puto 23 de diciembre,

que nos jodió la vida para siempre,

que dios me ha arrebatado,

lo que yo siempre he cuidado,

y hoy le dejo bien claro,

que yo podré perdonar,

pero nunca podré olvidar.  

 

Es que tío,

te nos fuiste para no volver,

pero que, pase el tiempo que pase,

espero volverte a ver.

Que son tantas cosas vividas,

tantos días que no se olvidan,

que gracias a ti, aprendí tantas cosas,

que la vida no es de rosas,

que cuando todo me sale mal,

cuando todos me quieren joder,

cuando ya no quedan fuerzas,

hay que dar un ultimo empujón,

por que la vida sigue, es de cajón.

 

Que de algo tan de repente,

te nos fuiste para siempre,

pero de donde nunca te irás,

será de mi memoria,

por que nunca olvidaré,

alguien que para mi, hizo historia.

Y que dicen que por muy corto que sea el camino quien pisa fuerte deja huella.

y tu tío, dejaste una gran huella, en nuestros corazones.  

 

Ya son dos años sin tu presencia,

y no te creerías, como se nota tu ausencia,

todos pensábamos que con nosotros crecerías,

toda esta corta vida te haremos clemencia,

igual tu no lo sabías,

pero eras esencial, alguien tan especial,

lo que querías, lo conseguías,

hacías lo que te proponías,

hasta el final lo hacías.  

Fuiste un ejemplo a seguir para todo el mundo,

luchaste por lo que quisiste,

hasta el último segundo.

Me costó pero lo afronto,

esto no es un adiós,

solo es un hasta pronto.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.