fernandamrquez

Melancolía

Querida melancolía, 

hace tiempo atrás
que permanezco vacía
tu compañía por las noches
siempre es necesaria para mis pensamientos
has borrado en mí los recuerdos de alegría
eres todo lo que tengo, mi consuelo, mi amiga

Era muy inocente
cuando en mi camino decidiste quedarte,
vas en busca de soñadores fervientes,
tardes grises y almas viajeras,
perdidas en bosques repletos de niebla...

No permites a los sentimientos
intentar cambiarte, pues te enorgullece ir
siempre un paso adelante,
caminando contra el viento,
sin importar las tempestades,
gritas y haces callar tu nombre en silencio

Sin testigos, disfrutas
que la sombra de tu recuerdo
atraviese las entrañas
de almas rotas, desgarradas,
quebradas por tu nombre,
olvidadas por el tiempo...
almas solitarias y mudas
almas que no encuentran consuelo,
pues su único refugio es contigo,
dulce veneno...

Algo muy dentro de mí me suplica
arrancarme tu esencia amarga,
¡huir lo más lejos posible de ti, de tu voluntad,
de tu recelo!...

Pero luego recuerdo, que eres
la maldición que atormentará
por siempre a mi cuerpo;
y tu único sentido de existencia,
es derrumbar a tu paso,
cada ligero rastro de felicidad,
eres el peor de los calvarios...

Melancolía, amiga de las voces
que permanecen clavadas por espinas rojas,
y asesinan lentamente la esperanza
de encontrar algún día, la luz; un brillo
entre las ramas del viejo árbol
que dejó de florecer,
cuando mi espíritu
se oscureció por completo
en este abismo de recuerdos

Soy tu eterna prisionera,
en una cárcel oculta entre la niebla
y aunque no me lo permitas,
soñaré que si me esfuerzo,
podré escapar de ti algún día,
de tu nostalgia embriagante,
esa que sin pensar en un segundo
es capaz de condenar al mundo
a vivir en la agonía,de sentir por siempre tristeza

Dulce melancolía,
adictiva para los sentidos,
mantenme escondida,
como al secreto más oculto del universo,
entre lágrimas y sueños;

Mi querida compañera,
como última plegaria,
no lo olvides, siempre recuerda,
que te espero por las noches....
con mis tristes ojos negros
clavaré la mirada en el cielo
recordando que por siempre,
tuyo será mi corazón.

Fernanda Márquez
(Manu Galarte)

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.