Ae-don

Nombres

Has ignorado todas las joyas

Que en tu caja escondidas están

Ahora las has perdido, no huyas

No te olvides jamás de Satán

Airado, soñoliento y patán

 

Entre llantos suplicaste al cielo

Ahora culparás a “él” por todo

Piensas que es solo cuestión de amarlo

Te quedaste sin ningún aliado

Sufriendo, triste y sin ser amado

 

Te encuentras entre almas extraviadas

Aún vivo desprendes frialdad

Te escondes entre lágrimas ácidas

Confiesas creer en sociedad

Dócil, quebradizo y sin bondad

 

¿A quién deberás pedir perdón?

Ahora se ha consumido el tiempo

Te robó tu único y simple don

Como él puro que vida usurpó

Blasfemo, sablista y sucio harapo

 

No vas a parar en el camino

Degustas exhalar velozmente

Para convertir aire en butano

Así del humano desprenderte

Depravado, rufián y demente

 

Bautizado con miles de nombres

Te has perdido en estos tontos textos

No puedes reír, tampoco añores

Tú no existes, de mi nunca abjures

Soy Dios, sociedad y los amores



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.