Anacelina14

Manos mojadas.

Hacia él corrían mariposas de colores

en el susurro de mis ojos marrones

traspasaba vientos de aguas

entre mis manos mojadas.

 

Y eras ella y era él

dos pingüinos navegantes

en el umbral de los caudales

versos con rima de miel.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.