Pacorro

Traición fraternal.

 

Ella mi gran sueño lo convirtió

en pesadilla.

Su cuerpo desnudo me lo vistió

hasta sus rodillas.

 

Si antes derramó su desnudez

entre mis manos;

su cuerpo desnudo lo virtió  después

sobre mi hermano.

 

Por una muñeca me volví Caín;

odio letal trinchó mi carne.

Por una muñeca me volví Caín;

carne, puñal, dolor de sangre.

 

Quiero que me juzguen de criminal,

de ser despreciable.

Que aunque todo fuese crimen pasional,

yo soy culpable.

 

Si ella me quitó su desnudez

de entre mis manos,

a su desnudo cuerpo yo le quité

el de mi hermano.

 

Por una muñeca me volví Caín;

odio letal trinchó mi carne.

Por una muñeca me volví Caín;

carne, puñal. Perdona madre.

 

¡Ay, perdóname! ¡Ma, perdóname!

¡Ma... perdona...!

Comentarios1

  • Pacorro

    la pesadilla hasta hacer daño a su propia madre. La soberbia se paga. Tienes razón.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.