Sebafel

Soneto del trabajo

La fatiga sin tregua de los días
amenaza volverse meses y años.
Arrebata el vigor con que llegamos
y no devuelve el tiempo que nos quita.

 

Por momentos parece alternativa
fundirnos con los frutos del trabajo,
y así cobrar salario y olvidarnos
que en el trabajo se nos va la vida.

 

Pero pronto caemos en la cuenta
que en precio no se mide nuestro tiempo,
que toda paga injusta recompensa

 

resulta para todo nuestro esfuerzo.
Entonces indignada se despierta
nuestra voz contra el cielo y contra el cuerpo.

Comentarios1

  • Heligrari

    Otro que me gusta, buen tema para reflexionar.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.