Teo Revilla Bravo

DELIRIOS

 

 

"Delirios de grandeza". 1948. Rene Magritte

Seduce este cuerpo femenino. Por un lado, se debe, creo, al percibir

la continuidad de los tres bloques como una unidad, mientras que, por

otro lado, a la fragmentación temporal del objeto.

El ojo acepta su irracionalidad en virtud de la comprensión intelectual

de las leyes de la perspectiva. .Al tratarse de una imagen de gran solidez

y peso visual, sugiere una cualidad escultórica absorbente que nos llena

de magia y sensibilidad.

 

 

 

 

 

DELIRIOS

 

Suelen matarme las ansias, poco

a poco, por el  día; y enterrarme

deprisa, el desconsuelo por las noches.

El corazón, latido tras latido,

va diciendo, entre lágrima y lágrima,

adiós, adiós. Rayos como látigos,

destellan en lentísima agonía.

Estertores. Fatigas. Golpes sublimes

de amor y muerte; todo, a contratiempo.

Muero con el día si no logro cruzarme

con tu sonrisa, si como receta, la blanca

luna de abril no aparece entre los brazos

saludables de la aurora.

 

Delirios. Sutilezas. Sofismas.

Se me quema la piel, se me borran

los estímulos, se me aja y envejece

el rostro, y las manos se cuartean

sin tu estrechamiento profundo.

Sin ti, nada vale; y contigo, amor

cruel, lo pierdo todo.  Ahora –ninguna

voz testimonio de nosotros da-

vuelo como un pájaro solitario errando

por rutas sin fin, por soledades infinitas,

por despoblados amaneceres…

 

 

Barcelona,.2009-2011

“Márgenes del alma”

©Teo Revilla Bravo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.