Raul Gonzaga

Y defender por siempre la verdad

 

Es mi dulce Señor mi salvación,
Solamente por Él fui muy feliz,
Me dio muchas razones de vivir,
Me mostró cuánto vale aquel amor;

Me enseñó a que jamás habrá rencor
Que dé alguna razón para existir,
Que el único motivo por seguir
Será lo que te marca el corazón;

Si quieren escuchar mi parecer,
Sobre cómo alcanzar felicidad:
Deben de procurar tan sólo el bien

Y evitar para siempre la maldad;
Debemos procurar tan sólo ser
Y defender por siempre la verdad…

Comentarios1

  • Raul Gonzaga

    Sé que es muy dulce el placer, sé que es muy halagüeño el tener; pero sé también que sólo el ser te da la satisfacción de alcanzar lo que realmente vale y lo que todos queremos alcanzar: la dicha de la autenticidad y la verdad..



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.