Lucy Quaglia

Cenizas

Cenizas negras y verdes,

Farolitos locos

De ilusiones fuertes,

Agujeros negros

Que llenan de humo

Cosas que no vienen,

Ni van, ni se encuentran.

Velas que te esperan

Prendidas en vano

Hasta que se apagan.

 

Cosas que no vuelven,

Vidas que se enredan,

Pedazos de trapos,

De lunas, de soles,

Canciones azules

Y multicolores.

Cantos de poesías

Sin pies ni bemoles

De muchas sortijas

Con besos y albores.

 

Cenizas agudas,

Bañadas de pena,

Cosas que no cambian,

Ni cortan, ni llegan,

Lágrimas de estrellas

Temblando, que cantan

Al alcohol y al sexo,

A nuevas locuras

Con riesgo de exceso,

Derritiendo el hielo

 

Con versos sin prosa,

Y brujas volando

Sobre alguna escoba,

Pantalones sueltos,

Alpargatas rotas,

Negras, con remiendos,

Sombreros puntudos,

Y los dientes viejos,

Carcajadas locas

Con ruidos al viento.

 

Lágrimas que sola

Las siento y las bebo,

Cantos de penurias,

Espasmos violentos,

O calores huecos,

Por correrle al tiempo

Sabiendo, juntando

Fuerzas que no tengo,

Siguiendo el sendero

Hasta el campamento.

 

Se empieza de nuevo

Una y otra vez,

O hasta la tercera,

Esperando verte

Solo y de pasada,

Mientras que manejo

Sobre el pavimento

De la plaza grande

De estacionamiento

Al que encuentro quieto.

 

Cosas materiales

Que amontonan solas

Casas y riquezas, 

Con mucho trabajo,

Y el peso violento

De pilas de plata

Que nunca te alcanza.

Todo es un tormento:

Locuras de pobres

Con fiebre en el pecho.

 

Cenizas de ropa

Llenas de costuras,

Comidas y alfombras,

Puertas que se abren

Buscando ambiciones,

Las piletas grandes

Llenas de cerveza

Sin ton, sin objeto,

Almohadas hinchadas

Se quejan crujiendo.

 

Horas desveladas

Sobre la comida,

La lechuga verde,

La flor del manzano,

El cerco torcido,

El basural muerto,

La hoja amarilla,

El pájaro tuerto,

Y el canto dolido

De un gato en verano

 

Saltando en los techos

Del potrero humano.

Vidas que pasaron,

Vidas que no fueron,

Vidas que se arrullan,

Que se desenvuelven,

O se queman pronto,

Sobre la vereda,

El pucho, la droga y

Alguna bebida

Tomada al antojo.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.