Anthony Campoverde

Viviendo sin ti

El mundo se marchita cada día,
Mi corazón, es cada vez más estéril,
Desde aquel día que la luz del sol no llego a tus pupilas,
Aquel día no amaneció, aquella flor no nació,
Un corazón, fue derrotado por la inercia,
Las aves cambiaron su cantar,
Por fúnebres notas de un violín,
La primavera se vistió de luto,
Los rosales florecieron en blanco y negro,
El cielo llora cada día,
El invierno se hospeda en esta gran necrópolis,
La esperanza migra lejos de aquí,
La ciudad se cubre con el frío de tu ausencia,
Mis lágrimas caen, al compás de la lluvia en mi ventana,
Inundando una copa de licor,
Mientras mastico tu recuerdo en mi mente,
Ahora vivo en cuarentena,
Afuera el mundo es una fiesta,
Mientras mi alma se viste de luto,
Mientras le sierro las puertas al amor,
Mientras el reloj se vuelve mi televisor,
Y mis paredes calendarios,
Esperando un prodigio que no llegara,
Me gasto la vida en drogas clandestinas,
En morfinas para extraviar mi mente,
En narcóticos para el dolor y en pastillas para el suicidio,
Pero el dolor en mi alma, es más fuerte que un sedante,
Mi vida ha perdido su valor,
Vivo jugando a la ruleta rusa,
Ofertando mi vida en los mercados negros,
Vendiendo mi libertad a mitad de precio,
Apostando mi fe en la santería,
Dejando mi espíritu en las casas de empeño,
Sin obtener ni un mendigo centavo,
Pues soy un triste forastero,
He decidido adelantar mi mente,
Retroceder mi evolución,
Ponerle stop a mis sueños
Dejar en pausa mi vida, Y darle play,
Cuando el mundo gire a mi sentido,
Dicen que soy de otra dimensión,
Aunque yo diría de otra especie,
Pues todos van evolucionando,
Mientras yo, ya estoy extinto,
Soy un parásito en esta vida,
La felicidad ajena, es el único alimento
Que mi alma mendiga,
Siempre veo a los demás cumplir sus sueños,
Mientras yo, no tengo ni un boceto de los míos
Cada mañana, soy despertado por la costumbre,
Iniciando el día con el pie izquierdo,
Echando limón a mi carácter,
Untando sal a mi suerte,
Tomando una copa de resignación,
Y brindando con la rutina,
Voy vagando en los valles de la soledad,
Mientras le pido un consejo a mi conciencia,
Iniciando un debate con mi sombra,
Esperando encontrar un boleto hacia el más allá,
Buscando asilo en un cementerio,
Invocando a la muerte, y maldiciendo esta vida,
Deseando experimentar el sueño eterno,
Para vivir en la fantasía,
Dejando atrás la triste realidad.

Comentarios1

  • luna77

    Hay que ser fuerte poeta y no dejarse hundir por la rutina

    • Anthony Campoverde

      gracias por sus palabras, es verdad, no hay que dejarse vencer, saludos.

      • luna77

        ánimo saludos:)

      • Hay 1 comentario más



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.