Fantasma de Nadie

Compañero Fidel

Si vuelve con la fuerza del tronco del olivo
A desmembrar las playas el invasor aquel
Cantaremos nosotros como un torrente vivo:
"¡Compañero Fidel!".

Para salvar la patria prestaron sus fusiles
Y llevaron a Cuba libre sobre su piel.
Ahora cantamos todos en corros infantiles:
"¡Compañero Fidel!".

Ya te llama la muerte. Ya noto que te pierdo.
Ya nota que te pierde la vida injusta y cruel.
Pero ante todo queda tu impoluto recuerdo,
Compañero Fidel.

Trabajando la patria con feliz humanismo
Trabaja para todos libre, galante y fiel.
Por eso te gritamos: "¡A por el socialismo,
Compañero Fidel!".



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.