Luis Burgos de León

Poema I

Usaste la piedra de mi corazón.

Afiliarte con su duro cuerpo tu espada.

Chispas, chispas, tus palabras de amor.

Chispas, chispas, tus palabras falsas.

Desgastada, débil, sin precaución

dejaste, alma mía, mi alma.

Cuando de roca nada quedó,

Tu puñal empezaste a clavar.

Tus palabras decían adiós.

Tus palabras me apuñalaban.

Tu cuerpo se marchó.

Tu recuerdo se quedaba.

Quien verdaderamente amó

Es la víctima de la espada.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.