angelillo201

Será por el día de la paz.



Será por el día de la paz.

 

Será por el día de la paz que se está la mañana riendo,

de ese gran hombre que se come las palomas.

Cuando suena el microondas,

se abre la luz de los cristales televisados,

donde brinda con champán un actor,

y se juega a la ruleta rusa con el pan en el salón.

 

Ay, Ay, Ay, de este día, de este día,  de este gran día por la paz.

Tómalo con una caña y los ojos vendados en algún bar.

 

Tienen los escaparates por la paz pasillos llenos de gente disecada,

dentro de un museo adornado por poemas.

En un rincón está guarda una caja llena de sorpresas,

que esperan ser abiertas mientras hacen el amor los pacifistas.

En la calle la desesperación rompe los espejos porque los ojos no la vean.

 

 

Ay, Ay, Ay, de este día, de este día,  de este gran día por la paz.

Tómate el día con seis cuerdas de guitarra para cantar con tres acordes.

 

 

Porque la paz pone en nuestra boca,

toda la angustia de la palabra de Dios.

Y seguimos el gran cable que nos lanza Ariadna,

navegando por una oscura selva,

en cuyas orillas brinca la muerte,

que miran nuestros lomos como si pudiéramos conquistar.

 

Ay, Ay, Ay, de este día, de este día,  de este gran día por la paz.

Tómate el día como si estuvieran soñando dentro de una pompa de jabón.

 

Tomaremos algún día la paz,

cuando tengamos la conciencia vacía y estemos lejos de los museos.

Al llegar  a la orilla no habrá temor a señalar la oscuridad,

donde mora el bienestar de los tenderos.

Cuando  ídolos,  ideas y  palabras cargadas sean  derribado.

Llegará el día de la paz.

Ay, Ay, Ay, de este día, de este día,  de este gran día por la paz.

Tómate el día con una promesa de lucha para mañana.

Angelillo Uixó.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.