Lebusla

VERANO HABITUAL

Bello paisaje del mar
salpica en suave oleaje
y en su manto pretencioso
viste el azur de ropaje
cuento una a una las arenas
y se desvanece el mito
de incontables en mis dedos.

Voy pillando las espumas
antes que se desvanezcan,
olas persiguen mis pasos
y tan ávidas los mojan
pero no logran mojar
aquellos pasos andados.

Derrumba erguidos castillos
y corazones desiertos
o de parejas flechados
que uno y otro iluso, en la
playa han garabateado.

Caracolas recostadas
picaras guiñan sus ojos
y se alteran mis sentidos
que van poniéndose flojos.

Abandono entre las aguas
mis tristezas y amarguras
me lleno de su frescor
y porque aguarda mi amor,

dejo arena, playa y mar
y a un verano que habitual
muy ufano se queda, en
su terco sabor a sal.

Lebusla
Derechos Reservados

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.