Alberto Rocha

Dame un beso, si no despierto.

Porque te tengo y no te tengo,

Porque eres mía corazón,

 Porque eres mía, como del viento.

 

 

Como la rosa que crece con el tiempo,

Acaudalado, de tu amor de tu cariño me siento.

 

 

De placer el alma grita, me controla me adjudica,

Carente de razón me encuentro, aunque te advierto. 

Si callo un minuto más, mañana no despierto.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.