Pablo Olenas

Hoy como siempre


Vicios, prejuicios que se pegan
en la lánguides de la noche
un cigarro, en compañía de algún licor barato
y un cúmulo de sueños anexados,

 

por las anegadas calles los coches
detienen su pasos solo para verte
reflejar en mis pupilas,

 

Rosario ciudad de visitantes
sin fronteras
una luz en la acera ilumina
tu nombre

 

más, allí no te encuentras amor,
como negarles a mis ojos,
a los infantes edificios que ya no te busquen,

 

que no dibujen en sus enrojecidas retinas
tus voces de pájaros,
tu caminar de vías férreas,

 

que hacer con las horas detenidas
cuando de mis bolsillos
crecen silencios...

 

 


Pablo Olenas



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.