Aviador nocturno

De advertencias extemporáneas

amor tú tienes derecho
a guardar silencio en caso
de que no estés segura
de que vas a amarme siempre
y asimismo de que estaré en tu pecho
porque de lo contrario
es mejor callarte
no vaya a ser que yo me crea
todas las cosas bonitas
que con tanta ternura
me afirmas y me juras
y luego venga el aciago día
en que pese a haberme dicho
que eras mía
algo que nunca te pedí
porque no soy partidario de tener esclavos
ulteriormente cambies de opinión
y sin mayor contrición
les des un puntapié a mis sentimientos
y me hables de terapias y psicologías
y de lo mucho que has progresado
mientras que yo
como el más grande tarado
me quede sin saber qué hacer
a no ser
halarme los pocos pelos
que en la cabeza me quedan
con el agravante del calentamiento global
que ha provocado tal aumento de la temperatura
que sin la presencia de la cabellura
han de cocinárseme los sesos
y sin esos
es decir sin estos
todo se pondrá más complicado
porque si teniendo cerebro
tanto he sido maltratado
no me imagino cómo será luego de que…
de qué estaba blando
ah sí del cerebro



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.